html. CTA - Central de los Trabajadores Argentinos - Juicio a la ESMA: cómo evadir la cárcel y amenazar

Principal : Secretaría de Juventud : Derechos Humanos : Noticias


Otras secciones...

Documentos (archivo)

Afiliación

Fed.Nacional de Salud

Fed.Trab. de la Energía

Fed.Trab. de la Industria

Sec. Cultura

Sec. Derechos Humanos

Sec. Discapacidad

Sec. Género

Sec. Juventud

Sec. Salud Laboral

Trab. Autogestionados

Observatorio Juridico

Ediciones CTA

Mi Correo

 

Juicio a la ESMA: cómo evadir la cárcel y amenazar

[17/12/2009] La causa ESMA, por la que se encuentran imputados diecisiete represores, sigue aún en la etapa de lecturas de elevaciones a juicio. Hasta que ésta concluya, todos los inculpados deben sentarse en los banquillos de Comodoro Py para escuchar la recitación del secretario. Al comienzo de la sesión de hoy, pasadas las 10 de la mañana, el doctor Rodolfo Yanzón, abogado querellante, exigió a las autoridades del Tribunal que se esclarezca la situación de algunos imputados, quienes alegando problemas médicos, huyen del cumplimiento de su reclusión. El viernes pasado Alberto Gato González estuvo ausente de la audiencia con motivo de padecer una simple lumbalgia, mientras se alojaba cómodamente en el Hospital Naval. Esta vez, estuvo presente entre los imputados.

(F: La vaca)

Cárcel entre algodones   Ayer por la tarde, Yanzón tuvo una reunión con los jueces de esta causa: Daniel Obligado, Oscar Hergott y Ricardo Farías. El motivo: Ricardo Miguel Cavallo hace un mes que está fuera de la cárcel. Conversando con los jueces del Tribunal, Yanzón les decía sobre Cavallo: “No está en la cárcel”, a lo que las autoridades respondían con una tautología: “sí, está en la cárcel, porque a nosotros nos dicen que sí.” Evidentemente a la Justicia se le puede mentir muy fácilmente. La información dada a los jueces es que Cavallo provenía desde el Penal de Marcos Paz. Pero Yanzón lanzó el reto: “Averigüen bien porque no está en la cárcel.” Efectivamente, hoy se comprobó que Cavallo no está preso, excusado de los barrotes carcelarios también por sufrir una supuesta lumbalgia. Salió con el increíble pedido de un turno de “traumatología” y por el consecuente diagnóstico quedó internado en el Hospital Naval Pedro Mayo. Hoy se cumplió exactamente un mes de su estadía en este Hospital, que más que un centro de salud, parece un hotel dedicado a satisfacer la gracia de ciertos reos.   A su vez, Savio y Generoso, quienes igualmente están procesados e imputados, fueron separados del juicio oral por problemas médicos. Esto se supo hace muy pocos días. El pedido de la defensa a este respecto fue el de suspender completamente el juicio, inclusión de imputados en buen estado de salud mediante. Los jueces afortunadamente no lo aceptaron.   Las excepciones aún no terminan: Julio César Coronel, además de gozar de prisión domiciliaria, fue visto salir de Comodoro Py a sus anchas, en un auto particular y sin ningún tipo de custodia. Por su parte, Juan Antonio Azic, ex sub-oficial de la Armada Argentina se encuentra desde el 2003 cumpliendo reclusión en la clínica psiquiátrica San Jorge, en Lanús (bueno sería que alguien informe al cuerpo psiquiátrico a cargo de Azic que han dado su parte de salud mental con veinticinco años de demora).   A causa de la reunión de ayer el tribunal inició la audiencia de hoy informando una decisión por la cual se pidió con suma urgencia al Servicio Penitenciario Federal detallados informes sobre los imputados.

Por estos hechos Yanzón contó más tarde a lavaca, refiriéndose a la solicitud de la querella: “Pedimos mayores controles sobre las condiciones de detención y el modo en el que se producen los traslados. Que se prohíba terminantemente la salida de la cárcel alegando motivos médicos. Para eso tienen o el servicio médico de la cárcel o la opción de que su médico de confianza ingrese a la cárcel. No pueden salir más. Y pedimos que obviamente mucho menos tengan intervención los médicos del Hospital Naval que además de médicos, son miembros de la Armada Argentina.

Sumando lo del viernes hay una connivencia clarísima del Hospital Naval para que estos tipos puedan zafar de una u otra manera de la cárcel, como están haciéndolo ahora con Cavallo.”   Parece que entre el Hospital Naval Pedro Mayo y el Servicio Penitenciario Federal (ambos firmes cómplices en tiempos de dictadura) han ideado un nuevo método penitenciario: el de la cárcel entre algodones.   Yanzón continuó diciendo: “Por eso pedimos que se realice una investigación para que se deslinden las responsabilidades administrativas y penales, porque acá hay falsedad de documentos, informaciones también falsas e incumplimiento de deberes de funcionario público. Una serie de cuestiones que sin duda explican delitos.”   Un amenaza en vuelo a la Presidenta    Días atrás, el helicóptero en el que viajaba la presidenta Cristina Fernández sufrió algunas interferencias en la comunicación. Se escuchó por la radio del “Hotel 01” –ese es el nombre técnico que nombra al aparato- una voz entorpecida que decía: “Bajala, bajala” o “Maten a la yegua” y a continuación la tétrica marcha militar “Avenida de las Camelias”, que sonaba incesante en tiempos de dictadura. El Fiscal Federal Taiano comenzó a investigar esta amenaza. Taiano también se ocupa de la causa ESMA, y el domingo fue amenazado de muerte, anónimamente y por teléfono. Considerando los hechos, nadie cree ya en el imperio de las casualidades.   Los imputados de esta causa son: Jorge Eduardo Acosta, Alfredo Ignacio Astiz, Juan Antonio Azic, Carlos Capdevilla, Ricardo Miguel Cavallo, Julio César Coronel, Adolfo Donda, Juan Carlos Fotea, Manuel García Tallada, Pablo García Velazco, Alberto González, Oscar Montes, Antonio Pernías, Jorge Radice, Juan Carlos Rolón, Raúl Scheller y Ernesto Weber. A excepción de Montes y Tallada, quienes están comprometidos por cadena de mando, todos ellos pertenecían al grupo de tareas 3.3.2, que metódicamente efectuaba sus aberraciones en la ESMA, dirigida en los papeles por Chamorro y por Acosta en los hechos. Que Montes y Tallada sean juzgados es posible gracias al aval de la teoría del co-dominio funcional (empleada luego de la Segunda Guerra Mundial) ideada por el jurista alemán Klaus Roxin, en la que los autores mediatos (los no materiales: los que no ejecutan las torturas, por ejemplo) también son responsables de los actos que cometen sus subordinados, quienes –más allá de encontrarse en una estructura jerárquica- actúan libremente, sin ser co-accionados.

En la ESMA, estos “señores de la vida y la muerte” utilizaban dos letras para decidir el futuro de sus prisioneros: una “T” o una “L”. La primera representaba el traslado, lo que era en verdad el homicidio; la segunda implicaba la liberación. Según los tristes testimonios de los sobrevivientes, las “L” eran muy pocas. Una letra era venerada como palabra de hierro; una letra era el destino. El peso de los cuerpos que desaparecieron ha vuelto sobre ellos. Y los sigue hundiendo, lentamente. Uno puede observarlo en sus caras arruinadas, en sus movimientos torpes, en el pesado modo que tienen de aplastar el cuero y las maderas de las sillas en Comodoro Py. En esta causa se espera el testimonio de 280 testigos. Nadie podrá negar que el trato para con los militares es un tanto más considerado que el de sus mortuorias asignaciones, oscilantes entre sólo dos símbolos.   La verdad y la justicia   Antes de comenzar la audiencia, Oscar Hueravilo me decía: “Nosotros, los que acompañamos hace tantos años esto, conocemos la verdad. Estos burócratas tardan para no condenarlos.” Oscar era militante del Partido Comunista en Chile, perseguido por el presidente Ibáñez -gran amigo del General Perón- y en 1958 llegó exiliado a Argentina. Sus años posteriores no fueron más felices: su hijo y su nuera fueron tragados por los amos de la ESMA. Su nieto -quien estuvo presente en la audiencia anterior- Emiliano Lautaro, nació allí, en cautiverio, y fue recuperado a los 4 meses de vida. Hoy integra H.I.J.O.S - La Plata.   Dicen que la Justicia y la verdad, fieles compañeras, caminan juntas, de la mano. Dicen. Este es un caso especial: parece que la verdad se adelantó tanto en el camino que su compañera la perdió de vista. Solo nos resta esperar que en el recorrido de esta causa, la Justicia apure un poco el paso.   Luego de las lecturas de requerimiento de elevación para Capdevilla, se comenzó con el requerimiento para Acosta, Astiz, Azic, Donda, García Tallada, Montes, Pernías y Scheller, procesados todos en 1987 y exonerados por la Ley de Obediencia Debida. A las 12. 30 culminó la sesión sin más explicaciones que la de: “Lamentablemente no vamos a poder continuar por hoy.” La realidad era que un juez tenía que retirarse.   Para mañana se espera la continuidad de la lectura de las acusaciones, que definirán los cargos y los hechos por los que cada uno de los represores está imputado.

También en Noticias

El derecho a la identidad es inseparable del derecho a la libertad

Buscar a alguien es desesperante y esperanzador, porque el encuentro es tan reconfortante, que hace que se pueda sostener el camino previo. Cuando las Abuelas ven el abrazo de un nieto con su abuela, además de sentirse parte del encuentro, saben que algún día podrán tener el suyo. Y eso mueve todo.

uicio a genocidas en Tucumán: H.I.J.O.S. pide cárcel común, perpetua y efectiva

Cronograma de Juicios

De a poco la verdad va saliendo a la luz

Cuando empezamos a decir que la dictadura del ´76 fue cívico-militar parecía muy lejano ver a los genocidas condenados a cárcel común, con reclusión perpetua y efectiva. Y más lejano aún parecía ver a los cómplices civiles siendo juzgados.

Haciendo historia con la Justicia

Empezaron los Juicios a los represores de la última dictadura cívico-militar.

Primera noche en una cárcel común

El último presidente de la dictadura militar, el ex general Reynaldo Bignone, fue condenado como coautor de medio centenar de privaciones ilegales de la libertad y torturas, cometidas en Campo de Mayo en 1977.

Condenados Causa Campo de Mayo

El Tribunal de San Martín condenó a Reinaldo Bignone a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad cometidos en Campo de Mayo durante la dictadura y le revocó la prisión domiciliaria. Junto al dictador fueron sentenciados otros cinco represores. Todos deberán cumplir la condena en una cárcel común.

Los cómplices del hambre de hoy son los mismos que ayer

Comunicado de Prensa- H.I.J.O.S. Tucumán: Juicio al represor Bussi

Discurso leido en la plaza de Mayo 24 de marzo de 2010


Secciones...

En esta sección...

El derecho a la identidad es inseparable del derecho a la libertad

Buscar a alguien es desesperante y esperanzador, porque el encuentro es tan reconfortante, que hace que se pueda sostener el camino previo. Cuando las Abuelas ven el abrazo de un nieto con su abuela, además de sentirse parte del encuentro, saben que algún día podrán tener el suyo. Y eso mueve todo.

uicio a genocidas en Tucumán: H.I.J.O.S. pide cárcel común, perpetua y efectiva

Cronograma de Juicios

volver a comienzo sección